Rentabilidad de los fondos de inversión

Rentabilidad de los fondos de inversión

fondosEn muchas ocasiones para comprobar la rentabilidad de los fondos de inversión se acude a la acumulada en ejercicios precedentes. Grave error, y aunque suele ser un dato orientativo, puede distorsionar la realidad actual del fondo. Como bien se detalla en los folletos informativos, la rentabilidad acumulada no implica que en próximos años vaya a ser la misma.

Se dan casos de fondos que tras años acumulando una rentabilidad en torno al 20%, y por cualquier circunstancia, en el siguiente ejercicio genera minusvalías en sus participaciones, o viceversa. Es conveniente tenerlo en cuenta en el momento de suscribir uno de estos productos financieros. Especialmente para que los ahorradores no se lleven ningún desengaño.

Como es lógico, son los fondos de inversión en renta variable en donde la rentabilidad puede ser mayor, incluso en más del 30% en algunos productos. Pero también las pérdidas pueden ser mucho más agudas, llegando a perder parte del capital invertido. La volatilidad está mucho más acusada en estos activos financieros, especialmente en emergentes.

Los fondos de renta fija, por el contrario, presentan una mayor estabilidad en la evolución de sus títulos, aunque sin estar exentas de importantes variaciones, especialmente en los de mayor riesgo, tales como bonos de alto rendimiento, emergentes, etc. Generalmente aportan una rentabilidad media entre el 5% y 10%.

En cualquier caso, y en todos los fondos de inversión, dependerá de las condiciones y evolución de los mercados financieros, y por supuesto, que de la economía. Y estas variables no son siempre las mismas en todos los ejercicios, difieren de unos a otros. De ahí que no repitan casi nunca la rentabilidad de estos productos, aunque si pueden mostrar una tendencia que puede ser muy aproximada como para realizar la elección del fondo en función de esta variable.

Como consecuencia de todo ello, se incidirá en que unos períodos, sea más aconsejable suscribir un fondo de inversión, y en otro un producto distinto. O diversificando la cartera para protegerse de eventuales pérdidas. No en vano, no son productos estáticos, sino que es conveniente renovarlos.

Sin Comentarios

Deja tu comentario