Alternativas al préstamo rápido

Debido a la crisis económica y a la falta de financiación por parte de los bancos, el negocio de los préstamos rápidos de poca cuantía está creciendo con mucha rapidez. Pero antes de recurrir a los préstamos rápidos, se pueden considerar otras opciones que, si bien no son prestamos rápidos, si que se asemejan en cierta medida a estos.

Una alternativa, es acudir a la sucursal bancaria e intentar conseguir préstamos personales. Así mismo, se puede acudir instituciones financieras especializadas en créditos personales, o incluso en grandes tiendas y superficies comerciales, aunque siempre es recomendable que antes lo intente en una cooperativa de crédito sin ánimo de lucro, ya que las tasas de interés serán mucho más bajas y tendrá mejores plazos.

El principal problema de las cooperativas es que no podrán aplicar un crédito en una, a menos que se convierta en miembro, pero vale la pena el esfuerzo de intentarlo antes, ya que podemos ahorrarnos mucho dinero.

También es posible que obtenga préstamos personales rápidos si posee un plan de jubilación. Si está trabajando puede solicitar un retiro anticipado de una parte de su plan de jubilación.

Otra opción es que solicitar una tarjeta de crédito, lo que le dará acceso relativamente fácil a una cantidad de dinero limitada, lo que equivale a obtener un préstamo personal en el acto.

También podemos intentar obtener algo de dinero en centros de adelantos del día de pago, donde podremos obtener un préstamo personal que nos será entregado en efectivo pero con un interés que ronda el 20% de la cantidad solicitada.

Pese a que no suelen mirar los historiales crediticios ni la garantía de que se pueda devolver el dinero solicitado, exigen que dejemos en depósito un cheque con la cantidad adeudada más los intereses.

No deben de ser tomados a la ligera y solo se recomienda acudir a ellos en caso de extrema necesidad.

Las casas de empeño son otra posibilidad para conseguir préstamos personales en efectivo, eso sí, a cambio de algún tipo de garantía. Las garantías pueden ser cualquier cosa de valor, por ejemplo joyas, monedas, antigüedades, electrónica, etc.

En las casas de empeño no se preocupan por su historial crediticio, dado que se quedan con la garantía en depósito y será vendida en caso de impago, por lo que si necesita préstamos personales rápidos, baratos y sin aval, esta es una buena opción.

Aunque, acudir a familia y amigos podrían ser una buena idea para estos para un préstamo personal muy barato, nunca es buena idea mezclar la familia y el dinero. Así mismo se debería establecer un contrato para el préstamo personal para evitar problemas futuros.

Elija lo que elija, lo cierto es que existe un sinfín de posibilidades para no solicitar un crédito rápido del cual podemos salir mal parados, y que suelen tener unos costes bastante alto del que los consumidores no suelen ser conscientes.