Invertir en bolsa, pero sin asumir riesgos

Invertir en bolsa, pero sin asumir riesgos

bolsaNo cabe duda que la inversión en bolsa es de las más rentables que pueden encontrarse los ahorradores en estos momentos. Pero que como contrapartida incluye el riesgo que se derivan de sus operaciones, que puedo llegar a ser extremo en determinadas situaciones. Ante ello, la precaución deberá ser el denominador común de los inversores.

Pero siempre hay fórmulas para aminorar los riesgos, aunque sea levemente. Y una de estas estrategias se consigue a través de los depósitos vinculados a la renta variable, y muy concretamente a los derivados de la bolsa. Porque en efecto, los riesgos se minimizan, aunque también las rentabilidades serán sensiblemente menores.

Se tratan de imposiciones a plazo que están ligadas a la evolución de una cesta de acciones. Y que para mejorar la rentabilidad del producto bancario, será necesario que éstas consigan batir un objetivo mínimo, que no en todas las situaciones se cumple, ni mucho menos. Será el requisito imprescindible para que la rentabilidad del depósito mejore.

De no cumplirse el requisito, el ahorrador se quedará solamente con los intereses generados por la imposición, que será mínima, oscilando entre el 0,30% y 0,70%. Pero con la ventaja, en cualquier caso, que se recuperarán la totalidad de las aportaciones a su vencimiento, más una mínima rentabilidad.

Es una estrategia financiera diseñada para los clientes con un perfil más defensivo. Que por un aparte, no quieren invertir en bolsa por el riesgo que conllevan sus operaciones, pero a su vez, quieren tomar posiciones, de forma moderada y controlada, en los mercados de renta variable. Solamente así eliminarán los riesgos de esta decisión.

Actualmente hay varios productos que cumplen con esta característica, en una estrategia por parte de los bancos de hacer más atractivos a estos productos con un aumento en su rentabilidad. Y generando una selección de cestas bursátiles que podrán ser elegidas en función de las predilecciones de los propios clientes. Desde el sector tecnológico hasta las más representativas del sector bancario.

Sin Comentarios

Deja tu comentario